Estos son algunos de nuestros consejos

 

Inspeccione regularmente sus pies.

Corte las uñas rectas y no demasiado cortas para evitar que se claven.

No compre calzado estrecho que comprima los dedos.

Realice ejercicio físico de manera regular.

Utilice calcetines o medias fabricados con fibras naturales.

Compre el calzado en función de la actividad que va a realizar.

Lave los pies cada día con agua templada y utilice un jabón con el pH adecuado a su tipo de piel.

Evite andar descalzo en piscinas, duchas, vestuarios, etc

No utilice tacones que tengan más de 3 o 4 centímetros.

Utilice crema hidratante para el cuidado de los pies, pero nunca la aplique entre los dedos.

Utilice calzado transpirable.

Pruebe el calzado en ambos pies antes de comprarlo.